Uruguay

Debido a la creciente demanda de consumo, el enfoque de agilidad se está extendiendo cada vez más a agencias y empresas que desean hacer frente a la constante presión para innovar.

 Los métodos ágiles cambian la forma en que los equipos trabajan juntos. Cualquiera que quiera tener éxito en el mercado debe ser capaz de reaccionar de manera flexible y ágil a las circunstancias externas e internas que se dan durante su proceso.

                   

Los principios de un desempeño ágil y eficaz:

Comunicación: hablar con mayor frecuencia, más breve y de manera más eficiente es el enfoque ágil de la comunicación. Juntas cortas de aproximadamente 15 minutos, y preferiblemente de pie, prometen una eficiencia significativamente mayor.

Apertura a los errores: los errores deben aceptarse y comunicarse abiertamente para poner en marcha medidas de mejora en lugar de sanciones.

Evitar procesos repetitivos: las correcciones constantes y la falta de sincronía cuestan tiempo y entorpecen el trabajo.

Compartir conocimiento: es mejor si los colegas experimentados ponen su conocimiento a disposición de los demás para que todos se beneficien de él.

Equipos dentro del equipo: tener colaboraciones más estrechas dentro de un equipo hace que sea menos probable que los colegas individuales salgan del proceso y dejen que otros hagan el trabajo.

Nuevas metodologías

Para poder ofrecer a los clientes productos y servicios de alta calidad en el menor tiempo posible, las compañías han comenzado a utilizar dos métodos: Scrum y Kanban.

Scrum

El método ágil de Scrum está más adaptado para la optimización del proceso en equipos.  

El encargado del proyecto le da al equipo una lista de tareas ordenada según las prioridades y se hace responsable de completarlas todas. El proceso se lleva a cabo en etapas definidas o fases de desarrollo de dos semanas. Para poder definir los objetivos de cada etapa diariamente se hacen reuniones cortas.

Kanban

Se caracteriza por el llamado “principio de extracción”, según el cual, por ejemplo, los materiales en producción no se almacenan temporalmente, pero siempre están listos cuándo y dónde se necesitan. En este método, los empleados ingresan todos los procesos en una tabla llamada Kanban, una placa que se divide en filas y columnas. Las columnas representan los pasos de trabajo individuales. Cada una de las tareas corresponde a un ticket que se mueve de columna a columna.

El método es adecuado para todas las empresas o equipos cuyas tareas se pueden subdividir en pasos individuales y continuos.